¿Qué es el porcentaje de rebote?

¿Qué es el porcentaje de rebote?

José Luis Martínez Marketing, SEO Leave a Comment

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Cuando hablamos de métricas de una página web, seguro que nos viene a la cabeza el porcentaje de rebote, pues es una de las más famosas y conocidas. Google da mucha importancia a este valor, que determina la calidad o relevancia de una página web. Si en tu sitio existen páginas con una tasa de rebote alto, Google entenderá que no son interesantes para los usuarios y penalizará su SEO, bajando posiciones en los resultados de búsqueda.

Si en tu sitio web pretendes ofrecer contenidos de gran calidad y que produzcan un alto interés para tus clientes/usuarios, deberás llevar un seguimiento del porcentaje de rebote. En este artículo vamos a darte las claves para que sepas analizar la tasa de rebote de manera correcta, pues a menudo se malinterpretan sus valores.

Comenzamos por la base:

¿Qué es un rebote?

Un rebote se produce cuando un usuario abre una página web y no vuelve a interaccionar con ella o con otra del mismo sitio web, cerrando el navegador o pestaña. El tiempo que el usuario permanece en la página se desconoce, porque no hay otra interacción que nos permita calcularlo.

Rebote en un website

Por tanto, una definición de un rebote sería:

Aquella situación donde un usuario llega a una página web de nuestro website y se marcha sin visitar otra o ejercer acción alguna.

Definición de porcentaje o tasa de rebote

Ahora que tenemos claro qué es un rebote, podemos definir el porcentaje o tasa del mismo.

Técnicamente, el porcentaje de rebote (en inglés, bounce rate) es la relación entre el número total de sesiones que visitan una sóla página web (Tv) respecto al número total de sesiones del website (Te):

{\displaystyle {R_{b}}{=}\left({\frac {T_{v}}{T_{e}}}\right)}

¿Para qué se usa el porcentaje de rebote?

El objetivo del marketing digital para un website es incrementar el número de usuarios que lo visitan, y posteriormente, convertirlos en clientes, vendiéndoles un producto o servicio. Para conseguir esto, tendremos que recorrer un camino:

  • El primer paso es atraer, donde las técnicas de SEO y SEM son las reinas.
  • El segundo, pero no menos importante, es ser relevante para los usuarios que se han fijado en nosotros, que hagan en nuestra página lo que han venido a hacer, no que vengan, miren y se vayan sin interactuar.
  • El tercero, sería conseguir esa venta del producto o servicio, lo que llamamos convertir.

La tasa de rebote nos ofrece un índice de relevancia o calidad para los usuarios que atraemos

ayudándonos a identificar áreas donde nuestra web está fallando, produciendo rebotes indeseados.

El porcentaje de rebote general y particular

En la mayoría de los casos, si nos quedamos con el valor del porcentaje de rebote para todo el sitio web, veremos cifras altas y alejadas del comportamiento real de los usuarios. Es mejor práctica dividir el website en secciones (Blog, Productos, Soporte Posventa…) y analizar la tasa de rebote de cada una de ellas.

Porcentaje de rebote de los usuarios de Valencia vs Cantabria

Porcentaje de rebote de los usuarios de Valencia vs Cantabria

Cuando veamos valores concretos, tenemos que mirar más allá, saber qué hacen los usuarios en esa sección y cómo su comportamiento puede afectar al porcentaje de rebote. Piensa en estos casos:

  • Usuarios que encuentran información en tu blog sobre un tema, lo leen, solucionan su duda y cierran el navegador.
  • Usuarios que llegan a una página de producto y en ella obtienen un teléfono o correo electrónico donde realizar el pedido.
  • La web sólo tiene una página.

En todos el porcentaje de rebote será muy elevado, pero los usuarios podrían estar obteniendo lo que buscan.

Por contra, éstas serían situaciones preocupantes de tener una tasa de rebote muy elevada:

  • Una página de destino (landing en inglés), con una oferta de un producto que encamina a otra página donde comprarlo.
  • La primera página del proceso de compra de un producto o servicio.
  • Las páginas donde llegan los usuarios a través de keywords de búsqueda.

El porcentaje de rebote será un indicio sobre el que fijarse para detectar problemas o situaciones no deseadas:

  • ¿Tenemos un problema en el carrito de compra?
  • ¿Nuestro producto/servicio no convence a los usuarios y no lo compran?
  • ¿Atraemos a usuarios en los buscadores pero no van a parar a la página correcta?
  • ¿Está el contenido bien organizado?

Estructura de una página web

¿Qué valores se consideran buenos o malos?

En general:

  • Tasa por debajo del 10%: ciencia-ficción, demasiado bonito para ser cierto
  • Tasa entre 10-35%: muy buena, la página responde a la necesidad del cliente
  • Tasa entre 35-50%: precaución, debería generar mayor interés
  • Tasa entre 50%-100%: preocupación, algo no funciona bien

Consejos prácticos

No hay una forma estándar e ideal de analizar el rebote de un sitio web. Hay que fijarse en cómo está estructurado y pensar qué secciones son relevantes y deben encauzar bien los usuarios hacia otras o generar conversiones.

De todas formas, hay una serie de buenas prácticas que deberías seguir. Revisa el porcentaje de rebote:

  • Por canal o fuente: orgánico, redes sociales, ppc…
  • Por secciones: blog, FAQs, productos, servicios, soporte…
  • De tus campañas en AdWords
  • De las páginas con mayor tráfico
  • De las páginas destino o landing
  • De las páginas con mayor tasa de rebote
  • De los visitantes nuevos y los recurrentes
Escrito por

José Luis Martínez

LinkedIN