¿Qué es un radioenlace?

José Luis Martínez Radioenlace Leave a Comment

Tiempo de Lectura: 8 minutos

Un radioenlace es un sistema electrónico de comunicación inalámbrica mediante ondas de radio que permite la transferencia de información entre dos o más puntos.

Radioenlaces hay de muchos tipos y funciones como, por ejemplo, la radio comercial que todos conocemos, que es un tipo de radioenlace multipunto, o los enlaces de larga distancia por satélite y las conexiones digitales terrestres, ambos radioenlaces punto a punto.

Si nos centramos en los radioenlaces digitales terrestres, seguro te serán familiares términos como: Internet por radio, Internet por WIFI, Internet por WiMAX… Todas estas conexiones basan su funcionamiento en la comunicación inalámbrica mediante el uso de radioenlaces.

A lo largo de este artículo vamos a repasar el origen, su funcionamiento y las aplicaciones comerciales que tienen.

Torre de telecomunicaciones con radioenlaces

¿Cuál fue el origen de los radioenlaces?

La verdad es que dar una fecha exacta sería echar por tierra el esfuerzo de muchos científicos, que entre todos contribuyeron al descubrimiento de la comunicación inalámbrica. Mucho mejor es dar un breve resumen de fechas e hitos destacados que permitieron el desarrollo de esta tecnología de comunicación:

1837: Samuel Morse inventa el primer sistema electrónico de comunicaciones: el telégrafo.

1865James Clerk Maxwell, usando las famosas “ecuaciones de Maxwell”, predice la existencia de ondas electromagnéticas invisibles.

1854: Antonio Meucci inventa el teléfono para transmitir voz humana mediante cable.

1888Heinrich Rudolf Hertz demuestra empíricamente la existencia de ondas de radio mediante un prototipo capaz de detectarlas.

1891: Nikola Tesla idea la transmisión inalámbrica de energía mediante ondas electromagnéticas (radio).

1894: Guglielmo Marconi transmite por primera vez señales de radio a través de la atmósfera.

1906: Lee De Forest inventa el triodo o válvula de vacío para amplificar señales eléctricas.

1920: las primeras radios comerciales comienzan a emitir en AM.

1936: comienzan las emisiones en FM.

Tras estos primeros pioneros, muchos más científicos se encargaron de perfeccionar los sistemas y continuar con el desarrollo de la tecnología. Gracias a ellos y muchos más, hoy en día disponemos de radioenlaces comerciales de gran capacidad y potencia.

¿Cómo funciona un radioenlace?

Como su nombre indica, la base de un radioenlace es la comunicación mediante ondas de radio (si quieres saber más, puedes consultar este artículo sobre su base científica), que permiten transmitir datos entre dos ubicaciones separadas por pocos metros de distancia o decenas de kilómetros.

El sistema más básico de radioenlace está formado por 4 elementos principales:

  • 1 transmisor
  • 1 receptor
  • 2 líneas de transmisión
  • 2 antenas

El transmisor produce una señal de microondas de una frecuencia y potencia determinadas, modulada de una determinada manera, la inyecta en la línea de transmisión, normalmente un cable coaxial, y llega a la antena, que emite la señal hacia el espacio libre.

La antena del receptor, que apunta a la del emisor, recoge la energía de la señal y la pasa a la línea de transmisión que conecta al receptor, que la demodula y procesa para interpretar la información.

Absorción en un radioenlace en la troposfera

La distancia de funcionamiento está determinada por la frecuencia, el tamaño de la antena y la capacidad del enlace. En los radioenlaces de gran rendimiento, es necesario que exista una línea de visión clara (línea vista) entre las 2 antenas para que la comunicación pueda establecerse.

Dependiendo de la frecuencia, podemos clasificar los radioenlaces comerciales en 2 grupos:

  • Frecuencia Ultra Alta (UHF): de 0.3 a 3 GHz, como los WIFI de 2.4 GHz o los WiMAX de 2,3 GHz
  • Frecuencia Súper Alta (SHF): de 3 a 30 GHz, como la WIFI de 5 GHz o los WiMAX de 5,8 GHz

Cuanta mayor es la frecuencia, mayor es la capacidad para transportar datos y menor es el tamaño de la antena que se necesita, pero más energía demanda y peor alcance tiene, además de que, como veremos en un punto posterior, también es mayor la atenuación por lluvia.

Antenas de radio enlace enormes

Internet por radioenlace

Si bien hoy en día, el despliegue de Internet mediante cable (ADSL, fibra óptica) es lo habitual, existen muchas situaciones donde la tecnología de radiofrecuencia hace gala de sus ventajas y, en ocasiones, es la única alternativa viable.

Pensemos en el trabajo y coste que acarrea cablear una ciudad para llevar fibra óptica hasta el domicilio de los abonados: permisos, canalizaciones, obra civil, zanjas, cables por la fachada en el peor de los casos… ¿Y en núcleos urbanos diseminados? ¿Qué compañía va a invertir grandes cantidades de dinero para llevar un cable a zonas donde no va a recibir compensación económica por su trabajo?

Las tecnologías de radioenlace actuales permiten ofrecer una conexión a Internet robusta y fiable en puntos donde sería muy caro llegar con un cable físico. Con una cobertura de hasta 70 Km, ancho de banda de más de 1 Gbps, y gran eficiencia espectral, permiten dar cobertura a ciudades e incluso países enteros.

Nodo de radio enlace de PRORED

¿Cómo se construye una red de radioenlaces?

El esquema de una conexión a Internet mediante una red de radioenlaces es muy similar a como llega la TDT (Televisión Digital Terrestre) a nuestras casas:

El proveedor de telecomunicaciones extiende una red de antenas de largo alcance. Esta red principal se complementa con una secundaria, compuesta por enlaces intermedios e incluso tramos de fibra óptica, para llegar finalmente a los receptores de los abonados, situados en sus domicilios, que recogen la señal y la transmiten al router del interior del hogar. Éste crea una red WIFI donde ya podemos conectar nuestros dispositivos (ordenadores, teléfonos, tabletas…).

Esquema de un servicio de Internet por radio enlace

 

¿Qué ventajas tiene un radioenlace?

Gracias a las tecnologías actuales, la conexión a Internet por radioenlace es una alternativa real al cable, satélite o móvil:

  • Permite llegar a zonas donde no sería rentable instalar cable
  • Dispone de ancho de banda configurable soportando cientos de usuarios por canal
  • La conexión es robusta, fiable y con una seguridad muy alta
  • Coste bajo de despliegue y rápida instalación sin obras
  • Es sencillo ampliar y dotar de canales de backup la red
  • Tolerante a condiciones meteorológicas adversas
  • No hay límite de descarga, al contrario que las conexiones por satélite o móvil 3G/4G
  • Mejor latencia que el satélite rivalizando con conexiones por cable

¿Es cierto que cuando llueve no funciona?

Pues te sorprenderá, pero es totalmente falso.

Existe una mala fama sobre las conexiones a Internet y la lluvia, propiciada por los problemas en los días de mal tiempo. Todos conocemos el mal funcionamiento del clásico ADSL, una fuente inagotable de incidencias cuando llueve o hay humedad, debido al mal estado general de la red telefónica clásica de cobre: cables antiguos, mal aislados, arquetas y cajas de conexión con filtraciones… todo ello hace que el ADSL sufra atenuación y pérdida de sincronismo y no funcione bien.

Lluvia fuerte

¿Lluvia e Internet?

¿Qué sucede en realidad con los radioenlaces cuando llueve?

Las gotas de lluvia (nieve o hielo) sí afectan a la conexión, pues absorben una parte de la energía de las ondas de radio. Este fenómeno se conoce como Rain Fade o atenuación por lluvia. Ahora bien, tiene unas particularidades que hacen que no afecte por igual a todas las frecuencias de radio:

  • Es despreciable para frecuencias por debajo de 5 GHz
  • Entre 5 GHz y 10 GHz crece lentamente
  • A partir de 10 GHz crece rápidamente

Por ésto, es fácil deducir, que los radioenlaces terrestres, que habitualmente utilizan frecuencias de pocos GHz, no tienen grandes problemas con la lluvia.

Además, existe una fórmula para calcular la atenuación y diseñar el radioenlace de forma que nunca suframos pérdida de señal cuando llueve. Ésta es la razón por la que este tipo de conexión es muy robusta ante inclemencias del tiempo.

Entonces, ¿quién sale peor parado cuando llueve? Pues como hemos visto, aquellas frecuencias que superan los 10 GHz: radioenlaces de muy alta frecuencia y por satélite.

La mayoría de satélites comerciales funcionan en una banda de frecuencias entre 14 y 14.5 GHz (la banda Ku), banda que presenta problemas con la presencia de lluvia, o fenómenos como niebla o nieve. Todos hemos sufrido la pérdida de la televisión por satélite en estos casos.

¿Qué velocidad permite?

La tecnología actual permite una velocidad y latencia que rivalizan con el cable. Por ejemplo, nuestro radioenlace dedicado para empresas puede alcanzar una velocidad de 1 Gbps simétrico.

En particulares, la velocidad es menor (y el precio), pero suficiente para la mayoría de tareas diarias. Aquí tienes las diferentes modalidades de nuestra conexión por radioenlace proWIFI:

Velocidad de Bajada/Subida

  • 10 Mbps / 800 Kbps
  • 6 Mbps / 512 Kbps
  • 3 Mbps / 512 Kbps

¿Cuánto se paga al mes por una conexión así?

Visita nuestra página de información de proWIFI y podrás consultar todas las tarifas y modalidades de nuestra conexión por radioenlace:

proWIFI: conexión a Internet por radio enlace

Escrito por

José Luis Martínez

LinkedIN